Su obra sucede dentro del género del paisaje, al cual se aproxima desde diferentes flancos: el alpinismo, la vulcanología, la introspección personal y espiritual; todo esto con el fin de resignificarlo, de desplazar la noción tradicional de paisaje, como algo que se ve, por el de territorio, como algo que se habita.