3 de abril de 1982. El momento más oscuro de la noche.

Colaboración con Yollotl Alvarado

 

Volcán Chichón construido con amaranto de 200 x 150 x 70cm y video instalación.

 

Durante la fiesta de los cerros, llamada Tepeilhuilt, -ceremonia prehispánica de los habitantes de los volcanes del valle central- se moldeaban con masa de amaranto figuras de los cerros, las montañas y los volcanes más importantes poniendo en medio de todos al Volcán Popocaltepetl y a la Sierra Nevada (el volcán Iztaccihuatl). A estos dioses pequeños, llamados también Tepictoton les ponían caras, ojos y los vestían con papeles de estraza.  Al final de la ceremonia, sacrificaban a estos pequeños cerros de masa de amaranto cortándoles la cabeza con un cuchillo de pedernal y esta era dividida y comida entre los participantes.

El pensamiento religioso de los antiguos mexicanos entre divinidad y fenómeno natural nos hace pensar en la transfiguración más que en la representación, es decir, la idea es que las deidades habitan en los fenómenos naturales. Con forme a esta idea, los volcanes, también causantes de las lluvias y las granizadas son considerados entes, que a la fecha siguen presentándose como personas con voluntad y peticiones específicas para así traer las lluvias, o a veces, los desastres.

3 de Abril, el momento más oscuro de la noche  es la ceremonia de iniciación a puerta cerrada del proceso que actualmente estamos llevando a cabo en el Volcán Chichón al sureste de Chiapas, decidimos apropiarnos simbólicamente del territorio a través de la  cosmovisión mágico religiosa de la fiesta de los pequeños dioses. El Popocaltepetl y la Iztaccihuatl son los volcanes con los cuales inició nuestra investigación en estos fenómenos geológicos.